Coaching

Renacer

1 julio, 2014

Manual de instrucciones para el cuidado del bebé “Buda Alegre”

Miro en una esquina detrás de mi ya que presiento una presencia desagradable. En el suelo hay algo que me produce repelús. Mirando bien me doy cuenta que el repelús viene de muy dentro de mi estómago. Sé que en esta cosa del suelo hay algo de mi.

Con cuidado decido querer ver y…..oh. Es mi piel muerta! Es verde- grisácea. Hay en ella algo de lo que fue vida pero ya no está. Giró la cara pero ya no puedo ignorar su presencia.

Me toco el brazo y noto la grandísima sensibilidad de mi nueva piel, rosácea, fina, delicada. soy el bebé Buda Alegre. Siento la vida a través de mi nueva piel, la siento en cada una de mis células. Verdaderamente es una piel muy fina! Escucho a Doña Ana cantando en Don Giovanni. La escucho con cada una de mis células! Celebro la vida en la cucharada de miel del té con leche. Siento muy dentro de mi la belleza de las cosas y el horror del mundo.

Soy un bebé Buda despertando a la vida, alegre, risueño y curioso. Y me da ganas de abrazarle y me siento llena de un reverente respeto delante de este nuevo ser. Y me da ganas de escribir el manual de cuidados para él no vaya ser que lo vuelva socialmente correcto y íntimamente infeliz.

¿ Qué pondrías tu en tu propio manual?

A mi el cuerpo me pide romper todos los moldes, colgar en la pared el reloj de Dalí, despertarle con cantos de pájaros, jugar y ensuciarse, hacer todas las preguntas políticamente incorrectas, coger siempre otro camino y hacer una bonita celebración con todos los errores, amar como si nunca hubiera sufrido por amor, abrir los brazos y entregarse a la vida, acariciar las cosas con ternura y mirar a las personas a los ojos. Sonreír lo más posible y reír con lágrimas!

¿ Cómo sería tu vida si la vivieras así?

Te podría gustar también

Sin comentarios

Dejar una respuesta