Liderazgo

LOS SOMBREROS DE LOS VALORES

22 septiembre, 2015

Los valores, la base de nuestras actitudes, forman nuestro AND como persona. Y, tal como si del ADN se tratara, algo de esto viene de nuestros antepasados. Son los que nos definen, si bien, en ocasiones en lugar de honrarlos, los pisoteamos o los dejamos pisotear.

Como profesionales sabemos lo importante que es trabajar para que la persona sea consciente de sus valores. Sabemos que un mismo valor, por ejemplo “La Familia” para unos está ligado a la estabilidad, para otros a la lealtad, otros lo viven relacionado a la responsabilidad o al compromiso etc. Estas diferencias son las que marcan los puntos de inflexión. Y es que los valores forjan relaciones y, al mismo tiempo, crean barreras infranqueables en las relaciones humanas.

Vivimos un momento en el que los líderes en las organizaciones son de cada vez más conscientes de lo importante que es alinear los valores de éstas con los valores de la sociedad, de la importancia que tiene que los valores de los miembros de la organización confluyan con los valores corporativos. Oímos hablar de la educación en valores, de la falta de valores en la sociedad.

Sin embargo, considero que lo más importante es re-conectar y tomar consciencia de cuales son nuestros valores, como personas y como organizaciones de cualquier tipo, para poder actuar de una manera mucho más coherente.

Para esto hemos desarrollado un método al que hemos llamado “Los Sombreros de los Valores” a través del cual queremos ayudar a aflorar estos valores subyacentes, ocultos, no nombrados, en ocasiones. Es un método que aporta además la experiencia de vernos reflejados en los demás y aprender a identificar los valores en la conducta de otros.

Este método es aplicable en cualquier organización, tanto si se trata de un grupo familiar como si hablamos de organizaciones educativas, políticas o multinacionales.

Queremos aportar nuestra experiencia y ponerla al servicio de un mundo en el que haya más respeto y mayor nivel de consciencia colectiva.

Coaching, Liderazgo, Sin categoría

LA NECESIDAD DE PEDIR AYUDA

17 septiembre, 2015

Muy a menudo me encuentro personas que están viviendo una situación que les resta felicidad y energía a sus vidas. Se trata de dar vueltas y más vueltas en el círculo de la resolución de problemas.
Para entendernos, se trata de intentar una y otra vez soluciones aparentemente distintas pero que se resumen en: “hacer más de lo mismo”. Claro que si fueran conscientes de que están dando vueltas en un círculo dejarían de hacerlo, pero esto es algo que no es muy evidente en ocasiones, especialmente por parte de la persona implicada. Esto con el tiempo desemboca en una sensación de frustración y con una creencia de que el problema (lo que está allí fuera) no tiene solución.
Sin embargo, esta es sólo una perspectiva sobre lo que está pasando. Visto desde fuera es siempre más fácil ver que lo que parece un laberinto es un círculo y que lo que la persona está intentando solucionar por sí mismo es una y otra vez la misma solución, lo cuál está probado que no funciona.
Si te estás identificando con algo de esto en tu vida, en tu familia o en tu empresa necesitas saber algo: “¡es importante que conectes con tu necesidad de pedir ayuda”!
Parece evidente pero no lo es. Cuando he intentado todo lo que creía que podría funcionar o cuando simplemente me encuentro perdida o cansada o reconozco que no soy competente para este problema, es que necesito Ayuda.
Esto sí es hacer algo distinto. Allá fuera hay muchas personas que son tus recursos y que están allí para ayudarte. Simplemente se trata de tender la mano y recibirla.