Liderazgo

LOS SOMBREROS DE LOS VALORES

22 septiembre, 2015

Los valores, la base de nuestras actitudes, forman nuestro AND como persona. Y, tal como si del ADN se tratara, algo de esto viene de nuestros antepasados. Son los que nos definen, si bien, en ocasiones en lugar de honrarlos, los pisoteamos o los dejamos pisotear.

Como profesionales sabemos lo importante que es trabajar para que la persona sea consciente de sus valores. Sabemos que un mismo valor, por ejemplo “La Familia” para unos está ligado a la estabilidad, para otros a la lealtad, otros lo viven relacionado a la responsabilidad o al compromiso etc. Estas diferencias son las que marcan los puntos de inflexión. Y es que los valores forjan relaciones y, al mismo tiempo, crean barreras infranqueables en las relaciones humanas.

Vivimos un momento en el que los líderes en las organizaciones son de cada vez más conscientes de lo importante que es alinear los valores de éstas con los valores de la sociedad, de la importancia que tiene que los valores de los miembros de la organización confluyan con los valores corporativos. Oímos hablar de la educación en valores, de la falta de valores en la sociedad.

Sin embargo, considero que lo más importante es re-conectar y tomar consciencia de cuales son nuestros valores, como personas y como organizaciones de cualquier tipo, para poder actuar de una manera mucho más coherente.

Para esto hemos desarrollado un método al que hemos llamado “Los Sombreros de los Valores” a través del cual queremos ayudar a aflorar estos valores subyacentes, ocultos, no nombrados, en ocasiones. Es un método que aporta además la experiencia de vernos reflejados en los demás y aprender a identificar los valores en la conducta de otros.

Este método es aplicable en cualquier organización, tanto si se trata de un grupo familiar como si hablamos de organizaciones educativas, políticas o multinacionales.

Queremos aportar nuestra experiencia y ponerla al servicio de un mundo en el que haya más respeto y mayor nivel de consciencia colectiva.

Te podría gustar también

Sin comentarios

Dejar una respuesta