Coaching, Liderazgo

La autenticidad: la primera cualidad de un Lider

12 marzo, 2015

 

Así como comentaba en el primer artículo, se han dedicado muchos libros, horas de formación y consultoría al análisis de aquellas capacidades o habilidades que hacen que un Líder sea un buen líder. Estas capacidades o habilidades son comportamientos que se pueden desarrollar y adquirir a través del un buen aprendizaje y entrenamiento. Por ejemplo, se puede entrenar a un líder para que sea mejor comunicador o para delegar mejor. Sin embargo, y lo tenemos que reconocer, estamos viviendo, y no solo al nivel de las empresas, una falta de liderazgo. Lo estamos acusando a nivel político, local y global, a nivel educativo y social. El mundo necesita de líderes, las empresas los necesitan, la sociedad también y las mismas familias y comunidades necesitan líderes. Y si hay algo que se está pidiendo a los líderes es que sean creíbles, que sean modelos a seguir, que convenzan. Y esto no es algo que se pueda entrenar, aprender y desarrollar. Y esto pasa por una sencilla razón. Porque lo que somos no es algo que nadie nos pueda enseñar.
¿Cuántas veces no nos han intentado convencer con buenas y elegantes palabras, estudiadas y entrenadas en las mejores escuelas y no nos han convencido? Porque lo que no convence no es lo que hace la persona sino lo que es. Y lo que somos es lo mejor que podemos llegar a ser cuando nos damos el máximo permiso para serlo, con la debida humildad y la sensatez de asumir la responsabilidad adyacente.
Y esto es algo que no se entrena en ninguna escuela. Este es un atributo de quienes somos y, especialmente de quienes queremos ser como líderes. Realmente ¿nos creemos que así como somos podemos asumir el liderazgo o creemos que para merecer ser líderes debemos mostrar algo más de empatía, de decisión, de firmeza etc.? Porque si a nosotros mismos no nos resultamos creíbles como líderes, ¿cómo podríamos conseguirlo con los demás?
Muchas veces tenemos miedo de no ser adecuados, de no dar el perfil, de que se nos note que tenemos miedo a no ser adecuados, de ser demasiado blandos, de que se nos note que tenemos el miedo a ser demasiado blandos etc. Y entonces comenzamos a crear una máscara o varias máscaras que escondan quienes somos para parecer el líder que creemos que los demás esperan que seamos. Y en todo esto hemos perdido nuestra autenticidad, el contacto con quienes somos y hemos construido un liderazgo ficticio. A este líder ficticio se le tiene entonces que adiestrar para comunicarse mejor, para la toma de decisiones, para la gestión de equipos etc.
El liderazgo es algo que forma parte de quienes somos y de quienes queremos ser en el mundo. Tiene que ver con la verdad que sostenemos para el mundo desde nuestra circunstancia más cercana, nuestra familia e incluyendo todas las demás circunstancias de nuestra vida. Sólo se trata de conectar con este liderazgo y empezar a vivirlo.
En el próximo artículo volveremos con más cualidades del Líder.

Te podría gustar también

Sin comentarios

Dejar una respuesta